Saltar al contenido

Historia de la incubación de huevos

gallinas de granja

Aunque pueda parecer un invento relativamente moderno, lo cierto es que la técnica que entraña se remonta a los antiguos egipcios.

Sin embargo, la incubación de huevos mediante una maquinaria creada especialmente para este fin se produjo hace algo más de cien años. Fue concretamente en 1896 cuando vio la luz este invento en Estados Unidos. Si quieres saber más sobre su historia, no tienes más que prestar atención.

incubacion de huevos

Una invención para gallinas consideradas artificiales

Fue Charles Cyphers quien ideó las primeras incubadoras comerciales, patentando diferentes modelos. El que más puede llamarte la atención por su capacidad es el destinado a contener nada más y nada menos que 20 000 huevos de pato. Fue toda una revolución en la época.

Pese a la importancia de sus artificios y las consecuencias prácticas que supusieron, no todos los granjeros veían con buenos ojos estos avances de los que podían beneficiarse, por ejemplo, para la cría de aves de corral. Consideraban que de esos huevos solo podían nacer gallinas artificiales, como las llegaron a llamar, y se resistían a probar la tecnología que ya tenían a su alcance. No querían gallinas hechas a máquina, como en aquel entonces criticaban.

Afortunadamente, con el paso de las décadas aquella actitud contraria a su uso fue evolucionando. Paralelamente, surgieron teóricos que defendieron su empleo. Entre ellos, Myrtle Wilcoxson, quien escribió un libro argumentando motivos para recurrir a las incubadoras para la crianza de animales. Destacaba que estas estaban siempre listas para ser utilizadas, manteniendo la temperatura, sin temor a que dejara de funcionar en ningún momento.

La capacidad de incubar huevos en cantidades significativas era otra de las razones que esgrimía Wilcoxson, así como la reducción de costes. A juicio de esta autora, los pollos que nacieran de la incubación mediante una máquina serían más mansos y se desarrollarían mejor. En definitiva, todo eran ventajas.

La suya era una opinión compartida por otros estudiosos de comienzos del siglo XX como ella, que consideraban que con estos artilugios se conseguían mejores resultados que recurriendo a la incubación natural.

De las granjas al hogar

gallinas de granja

Pese a que en sus orígenes fueran utilizadas en granjas para aumentar su producción, las incubadoras se han popularizado hasta el punto de que cualquier persona puede hacerse hoy en día con una e instalarla en su hogar. Es una magnífica idea para criar diferentes tipos de aves y también algunas especies de reptiles, como tortugas y serpientes.

Los aparatos actuales ocupan muy poco espacio y se alimentan con electricidad. Existen modelos manuales y otros automáticos. Su funcionamiento es muy sencillo. Solo tendrás que seguir unos fáciles pasos y la incubación de huevos dejará de tener secretos para ti. ¡Haz la prueba en tu propia casa!